Apuntes de una literatura en conflicto




Sarmiento
Echeverría
Arlt
Mallea
Sábato
Borges...



Partiendo de la dicotomía “civilización y barbarie”, y a pedido de la revista cultural La Tecl@ Eñe, Agustín Gribodo desgranó unos apuntes acerca de la historia literaria argentina, una historia marcada por la grieta de un país siempre propenso a las antinomias. Lo que sigue es el comienzo de esos pensamientos, y a continuación se puede acceder al texto completo:

.. . "Así como la historia no es monolítica, la literatura tampoco tiene una dirección única ni puede ser comprimida en un corpus de carácter “nacional”. Aunque sí existen características que hacen a la idiosincrasia de un pueblo y que, inexorablemente, se proyectan en el pensamiento y las obras de los artistas.
. . . "Y es la literatura la rama del arte que más estrechamente está ligada a la historia de un pueblo, pues por medio de la literatura se pueden desarrollar (en el texto teatral, el cuento, la novela y la poesía épica) líneas de pensamiento que interactúan con los hechos que forman el pasado y el porvenir de ese pueblo, ya sea de manera explícita o alegórica.
. . . "De ningún modo –conviene aclararlo– estoy hablando de la “historia novelada”. Lo que se intenta establecer en estos apuntes es la conexión profunda de la literatura con un pueblo, o mejor dicho, con la historia de ese pueblo."

(Ir al artículo completo) .

4 comentarios:

Alberto lago dijo...

Hola Agustín ya está en mis manos " El tiempo mata", muchas gracias por el libro y por la bella dedicatoria; espero comenzar esta noche a matar el tiemmpo leyéndolo. Será especial ya sólo por los kilómetros y vicisitudes que ha pasado hasta llegar aquí.
ya te comentaré algo.
Un fuerte abrazo.

PD. Muy interesante y conciso este post. Algo había leído sobre las dos tendencias o escuelas argentinas, y me ha venido muy bien para asentar conceptos.

Anónimo dijo...

Querido Agustìn, hoy es el dìa del maestro y tambièn es el dìa del autor.No se a quien felicitar si al autor o al maestro, como vos sos las dos cosas,felicito al Autor que es un Maestro.

Con mi admiraciòn un gran abrazo.

Roberto

Agustín Gribodo dijo...

Alberto, espero que disfrutes la lectura.

Roberto, gracias por las felicitaciones... Pero qué van a decir los autores que sí son maestros.
Un fuerte abrazo.

Ricardo Rubio dijo...

Confieso que no fui al artículo completo antes de este comentario. Me dejó pensando eso de "qué dirán los autores que sí son maestros". Si realmente son maestros, te dirán maestro. Los mediocres, seguramente, no te dirán maestro.