El símbolo: arte y realidad

.

Todo símbolo es la representación de una realidad y, por ende, la realidad encuentra en el arte el espejo alegórico más profundo. Pero también la realidad puede ser un símbolo del hombre, así suelo pensar cuando enciendo el televisor o abro el diario por las mañanas. Así también lo creyó Carlos Marini cuando realizó la monocopia y collage que ilustra esta entrada, a la que tituló, precisamente, El diario de la mañana.
.
Cuál es el símbolo y cuál la realidad. Al parecer, los poetas Carlos Kuraiem, Beatriz Pico y Ricardo Krakobsky se hicieron esa pregunta al escribir sus versos. Uno desde la luz; otra desde la página en blanco; el último desde un barco de papel. Los tres han dejado un símbolo de la palabra, que al fin y al cabo es la realidad de los poetas.

Kilómetros de silencio
medianías del cuarenta y tres
donde aprendo a escribir y a leer todos los días
kilómetros achicados por los pensamientos
me acompañan canciones
. . . . . . . . . . . . . . . . . recuerdos...
¡La música lata de mis versos!
Kilómetros donde canta el mixto
y yo enciendo la luz
para que alguien la vea.
(Carlos Kuraiem; “Kilómetros”, del libro De laúdes y mistoles – 2006)

.

Es un silencio.
Su blancura,
más que el absoluto
del silencio.
Una página en blanco
–pretenciosa de persistir en blanco–
es un alerta:
¡Cuidado! ¿Qué sobre mí
vas a decir al mundo?
Entonces la blancura
nos pone de patitas en la calle,
o el miedo nos conduce del brazo
–pobres pacientes de loquero–
a tomar sol al patio.
No más páginas blancas:
Aunque sea una sola palabra:
. . . . . . . . . . escapo, escapo, escapo.

(Beatriz Pico; “Una página en blanco”, del libro El ciervo y otros poemas - 2007)


Los días suelen llegar en remolino.
Entonces ese
que entibia el espejo
decide doblar este papel en cuatro
para darle forma de
embarcación
y salvarse del naufragio.

(Ricardo Krakobsky; “Embarcación”, del libro Vértebras los días – 2009)

5 comentarios:

wuicho dijo...

maravillosos poemas!!...le pusieron sabor a la realidad de mi domingo...saludos!!

Agustín Gribodo dijo...

Que los domingos sean sólo un símbolo... y nada más que eso.
Un abrazo Wuicho.

anza dijo...

Me encanto ese pedasito de "decide doblar este papel en cuatro
para darle forma de
embarcación
y salvarse del naufragio"

Y que me tomo la libertad de cambiarla a... "Decidi doblar mi corazón en cuatro para darle forma de embarcación y salvarnos del naufragio..." jijiji

**VaNe** dijo...

"...Pero también la realidad puede ser un símbolo del hombre,..."
Creo que definitivamente lo ES!

Miremos a nuestro alrededor y nos miraremos dentro; mirémonos dentro y miraremos a nuestro alrededor...

Bellísimos los tres poemas.
"... ese
que entibia el espejo..." me encantó!

Saludos y felicitaciones a los cuatro hacedores.

Ricardo Rubio dijo...

El poema de Kuraiem es pura expresión de búsqueda, lejanía y soledad. Además, no es una alegoría, me consta que fue su realidad.

En el poema de Beatriz el silencio es lo que quiere ocultar, lo que no quiere manifestar, y el juego intelectivo del poeta frente al papel.

En el de Ricardo Krakobsky, poeta novedad para mí, la alucinación se prefigura sobre un barquito de papel para salvarse. La idea es femenina pero el recurso de envoltura y desdoblamiento frente al espejo tiene un mérito insoslayable.

En los tres poemas encuentro la petrificación, es decir, el paso que no se da, la inmovilidad, la impotencia. Me ha encantado tu selección.