Poesía sin corbata: viejas y nuevas lecturas


Cierta vez a Pablo Neruda le criticaron el uso de la palabra “patitos” en uno de sus poemas. El autor chileno respondió que mientras existiera la palabra “patitos” y la poesía se hiciera con palabras, él habría de seguir escribiendo “patitos” en sus poemas.
La anécdota, tal vez no exactamente igual a como aparece en mi recuerdo, figura en el libro de Neruda Memorias, confieso que he vivido, y se contrapone a la idea formal que muchos lectores (poetas incluidos) tienen de la poesía.
.
El lugar común no sólo aparece en la rima gastada y en expresiones utilizadas hasta el cansancio, sino también en el modo de ver y comprender la creación poética. Los lectores deberíamos sacarle a la poesía ese manto sagrado con el que secularmente la hemos cubierto..

Quizá sea la ausencia de amplitud mental o la falta de nuevas lecturas. Y con esto no quiero decir que que sólo hay que leer autores jóvenes: vaya como muestra un brevísimo poema del portugués Fernando Pessoa (1888 – 1935), a quien ya no puede adjudicársele el pecado de la juventud:

Poco me importa.
¿Poco me importa, qué?
No sé: poco me importa.

Walter Iannelli y Rolando Revagliatti de quienes transcribo a continuación sendos poemas, son una clara señal de la adaptación de la poesía al cambio de los tiempos. Lo hicieron en su momento creadores como Pablo Neruda y Fernando Pessoa (este último aparece arriba en la imagen), y lo hacen hoy muchos otros.
.
. . Walter Iannelli (Bs. As., 1962) es editor, periodista cultural y escritor. Publicó, entre otros libros, Alguien está esperando (cuentos), Sanpaku (novela), Zumatra y la mecánica de tu corpiño (poesía) y Metano (cuentos). Edita el blog Sinécdoque:

Un día en Zumatra

Un día en Zumatra
sin piel que cubra las cosas
sin bisagra.
Un día en Zumatra para comprar
flores sin destino

un río un mapa un zumatrino.

El corazón media en sus
raíces y no hay
cómo detenerlo.
Las nubes, por ejemplo, están.


. . Rolando Revagliatti (Buenos Aires, 1945) tiene entre sus últimas publicaciones los libros de poesía Trompifai, Corona de calor, Sopita y Del franelero popular. Su sitio web es http://www.revagliatti.com.ar/ :

Mar del Plata

Boca abajo en la playa
codos en la arena
Mecha, divertida

Muy en segundo plano
a la izquierda
agua y gente
A la derecha
gente y casino

Eduardo, bastante tostado
Los dos, lindos

2 comentarios:

Ricardo Rubio dijo...

En ambos poemas puede verse un remate preciso y a tono con el trato de cada uno. El uso de la ironía es común a los dos. Creo que la ironía y la suspicacia son los recursos más usados por Revagliatti y, en el caso, también por Iannelli, aunque no se trate de jóvenes. Pero, por otra parte, pienso que en cada generación ha habido uno o dos poetas que se manifestaron así: Olivari, Girondo, Luchi, Constantini, y, cada tanto, un poema suelto de cualquiera; claro, "cada uno con su canto".
Creo que, lamentablemente, los chicos de hoy están escribiendo la poesía que los norteamericanos escribían hace más de 40 años, uniendo la ironía con lo trágico.

Alberto lago dijo...

Me recuerda una anecdota de Ramón y Cajal, que dando una conferencia en castellano y pronunciando los anglicismos como se escriben, provoco la risa de los ilustrados científicos. A partir de ahí dio la conferencia en inglés (nadie se enteró de nada...).

Por otro lado estoy de acuerdo con lo que dice Ricardo Rubio sobre las tendencias de la poesía norteaméricana y en cierta medida se debe a qué es una poesía -en muchos casos-, más facilona, falta de rima y ritmo; puramente descriptiva y por lo tanto de fácil recurso (lo que pasa es que en la mayoría de los casos las copias quedan peor que los origínales).