Consejos literarios para la mujer


El texto que se reproduce a continuación fue publicado hace un par de años en el Suplemento de Verano del diario La Nación, de Buenos Aires. Junto con otros, conforman una serie de consejos para una escritora en ciernes. Esta suerte de manual sigue incrementándose en espera de ver la luz en forma de libro. Por ahora, con una ilustración de Huadi y a modo de muestra, va este adelanto.

La valentía de Borges

. . . Hay mujeres a las que nunca les han rega- lado un poema en un bar. O por qué habría de ser en un bar. Quizá simplemente nunca les regalaron un poema. Los hombres son unos verdaderos crápulas. Y si alguna lectora sobrellevara esa penosa carencia de afecto lírico, lo lamento por ella y espero sinceramente que no caiga en la debilidad de la esperanza: no voy a ser yo quien rompa una tradición de machos hechos y derechos que pasaron sin dejar verso ni estrofa.
. . . Puedo, sí, hacer algo mejor. Por ejemplo, hablar de poesía; transmitir las enseñanzas que a golpes y desengaños acumulé durante medio siglo. Con eso encendería el genio de las musas donde hoy reina la oscuridad, y a la vez cumpliría con mis aspiraciones de boy scout.
. . . Pero que nadie se confunda, lejos está de mí la intención de alimentar complejos. En todo caso, la culpa es de esos tipos insensibles que pasaron por el living del alma femenina y sólo dejaron pelos en el desagote del corazón. O tal vez se trate de las rubicundas y regordetas profesoras de literatura. Quizá fueron ellas las que sembraron espinas en la ruta que los vates trazaron con la tinta de sus venas. "Poesía soy yo", parecía decir al frente del salón la señorita Stella Maris de la Inmaculada Virginidad. Y claro, así cualquiera terminaba por creer que la poesía era impoluta y tremendamente aburrida. Aunque esos resentimientos poco importan en este momento, cuando lo que urge es la misión redentora que me he fijado.
. . . Como primera medida, y para eclipsar cualquier protocolo que obstruyera el camino a las musas, hay que tener presente que hasta el dolor, para ser dolor, tiene que ser atenuado con una dosis de humor, ironía o sarcasmo. El mismísimo Jorge Luis Borges sintetizó esta enseñanza en un solo verso: "Ya no seré feliz. Tal vez no importa..." El viejo era un fenómeno, acababa de sentenciarse en vida y después le restó importancia. Y lo hizo como quien dice "se me cayó una moneda de cinco centavos, masí, que la levante otro". Eso, además de demostrar que el maestro era todo un valiente, es tener sentido del humor. Para decirlo en pocas palabras: la buena poesía no necesariamente debe ser formal y grave para obtener la certificación de calidad. Los grandes poetas también son aquellos que pasan sobre el barro de la existencia humana con una sonrisa, aun a pesar de estar hundiéndose en el lodo. Por eso, si existe una mujer a la que nadie le regaló un poema y el desprevenido que nunca falta le pregunta sobre esta cuestión, lo mejor sería que contestara, al estilo de los grandes maestros, que poetas eran los de antes; sobre todo, antes de que ella naciera.

Agustín Gribodo

10 comentarios:

Mariana Marziali dijo...

Me encantaron los consejos,y el ejemplo de la postura de Borges. Por suerte tuve quién me regale un poema algan vez, y me hizo realmente feliz, recibir un poema produce sentimientos indescriptibles y es un gesto inolvidable. Pobre de la que no haya tenido esa suerte!!!
Y con el último consejo me hiciste reír.
Espero se concrete el proyecto del libro o manual de consejos.
Un beso. Mariana

Cynthia dijo...

Excelente Maestro! Realmente esas poesias son merecedoras de un Nobel por lo menos.
Al menos para las que las recibimos. No tienen metrica, alguna falta de ortografia? No importa varones, no nos priven de ellas como lo hicieron con los floreados piropos.
Cuantos animos arrastrados por el piso levantaron con un simple "que hache morocha linda!"

Agustín Gribodo dijo...

Gracias por el eco a mis consejos literarios para mujeres... Y gracias, Mariana y Cynthia, por el humor y las vivencias.
Un abrazo

anza dijo...

PUES NO ME CABE DUDA DE QUE YO EN TI YA ENCONTRE MI POETA FAVORITO UN ENORME ABRAZO FELIZ AÑO 2010

Neogeminis dijo...

Llego a tu blog de la mano de Sorpresas y divagues. Ya le agradecí por haberme sugerido entrar a tu rincón. Me he sentido muy cómoda disfrutando de tú poesía, que por fortuna sí existe.

Saludos!

P.D
a mí si me regalaron muchos versos!

Ŝh€rezάđξ dijo...

Ni los ojos ni los oídos son los únicos que se solazan con la verdadera poesía dedicada sólo para uno. Son los poros, es el alma que se impacta y canta bajo una música nueva.
Estoy feliz de haber llegado hasta acá al igual que Neogéminis a causa de CaZp (Sorpresas y Divagues).
Besote y felicitaciones por escribir "así" ...

Alberto lago dijo...

Me gusta mucho el tono de este mini ensayo. Un texto muy pulcro y circular, de un cierto lirismo que contrasta y enfatiza lo que tiene de cotidiano e irónico.
Mi enhorabuena.
Un abrazo y espero que tengas un año fértil en tus propósitos.

Agustín Gribodo dijo...

Para Anza y Alberto Lago, viejos conocidos, mi abrazo y mi agradecimiento a sus palabras.

Neogéminis y Sherezade, les agradezco participar de mi blog y seguir las Sorpresas y Divagues de CaZp, un gran amigo.

A todos, un buen 2010, con poetas de hoy y de ayer... y de siempre.

Cynthia dijo...

es decir, a todas alguna vez, nos hicieron el verso????????????
Feliz 2010! mas vale tarde que...

Marcelo dijo...

Qué belleza, Agustín! Y me das una alegría que vale doble en la bucólica despedida del domingo. Saber que ya no pertenezco a esa "tradición de machos hechos y derechos que pasaron sin dejar verso ni estrofa"
Un abrazo

Ah, por cierto, estoy en campaña:

¡Muerte a San Valentín!
Confidente de Dios que suele contar el dinero adelante de los pobres.