Tres Poetas Tres


. . Al leer a algunos poetas descubro que la vitalidad no siempre está en los cinco minutos de éxtasis o iluminación, sino en otra cosa más mundana, más dolorosa. Es como si en cierto modo, y en el sentido pleno del oficio, el poeta fuera un pordiosero que va mendigando por el mundo y por las vísceras de su propia humanidad.

. . Haciendo honor al axioma de Nicanor Parra que dice que “poesía es todo lo que se mueve; el resto es prosa”, propongo tres poetas que no hacen prosa, que son inquietos... y que a la vez inquietan. Los tres son argentinos: Rolando Revagliatti y Alejandro Schmidt (constructores ambos de una vasta obra), y el joven Henríquez (así nomás, sin nombre), recientemente publicado por Ediciones de la Cultura.

HE SIDO EL ANCLA
He sido el ancla de mi mamá
y el “no se puede
seguir en lo que estábamos”
de mi papá.
.
Él, en parte, pudo
seguir en lo que estaba.
.
. . . (Rolando Revagliatti; libro Sopita -2008-)
.
LEYENDO UNA REVISTA DE POESÍA
Y ese que habla del amor
y el otro que evoca la heladera
de su madre muerta
.
una tras otra
las columnas de vocablos
como ejércitos volviendo del desastre
.
algo encuentro en el papel barato...
.
Humo de sacrificios
o el gran porvenir de otra ilusión.

.
. . . (Alejandro Schmidt; libro 60 poemas breves -2009-)
.
DIFERENCIA O SEMEJANZA
Yo no tengo
Nada que ver con el Chino
Al que le pegaron 3 tiros
Justo antes
De juntar las 60 lucas
Para el terreno
Que quería.
Pero a su vez
Tengo
Más que ver con el Chino
Que con el resto
De este mundo.

.
. . . (Henríquez; libro La cafetería de Phil -2009-)

5 comentarios:

Rolando Revagliatti dijo...

Mi puntual agradecimiento, estimado Agustín, por esta gratificante sorpresa, la de que hayas incluido un poema de mi "Sopita" con tan preciso comentario introductorio y armando trío con uno de los poetas que conozco desde que comencé a publicar en revistas, allá por el 86, teniendo yo más de cuarenta años, y del que he leído y releído gran parte de su obra, y con este, en efecto, interesante autor joven que has descubierto.

Grande el saludo cuando ya ha caído la noche de un día climáticamente perfecto.


R. R.
revadans@yahoo.com.ar
http://rolandorevagliatti.blogspot.com

______________________________

alberto dijo...

muy ejemplificativo como siempre.

Un abrazo, Agustín.

Marcelo dijo...

Me han gustado muchos estas poesías. Pero querría dejar aclarado que yo no tengo nada que ver con estos tres tipos. Pero a su vez tengo más que ver con estos tres tipos, que con el resto de este mundo.
Un abrazo

Hen dijo...

Já, menuda sorpresa. Le agradezco la difusión, Agustín, y le aclaro que yo sí escribo prosa, además de poesía.

Abrazo,

Henríquez

Ricardo Rubio dijo...

Lo de Rolando me es muy conocido, el libro lo edité yo. Su poesía siempre se ha orientado a las supicacia psicológica y tiene el innegable cuidado formal que le da lustre.

En el poema de Alejandro, que no conocía, aparece la tirria y el enfado con el mundo, de modo que siento lo mismo que cuando leo la prosa de Rivera.

A Henríquez no lo conozco y se me aparece ahora con esta poesía narrativa tan en boga, aunque con el juego de la ironía que teníamos en el setenta.